Catedral copta KHALED DESOUKI AFP

La Catedral Ortodoxa Copta en el Cairo sufrió un feroz ataque con explosivos el domingo pasado, específicamente en la iglesia de San Pedro, al lado de la Catedral principal. El resultado fue de 25 personas fallecidas y al menos 50 resultaron heridas. Tanto cristianos, como musulmanes expresaron su repudio al criminal ataque.

El presidente de Egipto declaró tres días de duelo nacional. Se cree que fueron extremistas islámicos los que realizaron el atentado explosivo.

El término copto hace referencia a los egipcios que profesan algún tipo de fe cristiana, ya sea en la Iglesia Ortodoxa Copta, en la Iglesia Católica Copta o en la Iglesia evangélica copta.

Los coptos constituyen uno de los grupos etnorreligiosos principales en Egipto y la mayor comunidad cristiana en el Medio Oriente, así como de la minoría religiosa más grande de la región, lo que representa alrededor del 10% de la población egipcia. Los coptos son alrededor de nueve millones en Egipto, un diez por ciento de la población, y ocupan todos los estratos de la sociedad civil, desde los más humildes hasta los más brillantes del empresariado nacional.

La historia del pueblo copto se remonta a tiempos del antiguo Egipto. Sus antepasados más cercanos ​​se convirtieron al cristianismo en el año 42 dC., en el siglo I, y a través de los años conservaron su religión, a pesar de las conquista musulmana de Egipto 600 años más tarde, con la cual, el país se perfiló con una mayoría islámica.

Desde entonces, la comunidad copta ha sido objeto de discriminación y diversas persecuciones religiosas, aun en la era moderna, además de ser el blanco de ataques de grupos militantes extremistas islámicos.

Desde diversas comunidades de fe en todo el mundo se ruega por la recuperación de los heridos, consuelo para los familiares de las víctimas y fortaleza de espíritu para los cristianos en Egipto.