Presbiterianas honradas por sus esfuerzos para desafiar la opresión

 
 
Por Claudia Florentin
 
Tres destacadas pastoras presbiterianas que se “despertaron” fueron honradas por sus esfuerzos decididos para desafiar el racismo y la opresión sistémica durante el desayuno de los Premios Mujeres de Fe en la 223ª Asamblea General (2018) de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos (PCUSA) que se celebra en St. Louis, Misouri.
 
Ministerios Raciales Étnicos y de Mujeres de PCUSA, reconoció a las tres clérigas por su trabajo en pos del cambio transformador y sus esfuerzos para acabar con el racismo y la injusticia. Las homenajeados de Mujeres de Fe 2018 son:
 
La Reverenda Amantha Barbee, pastora de Statesville Avenue Presbyterian Church en Charlotte, Carolina del Norte, sirve en el Comité de la Asamblea General sobre Relaciones Ecuménicas e Interreligiosas. Anteriormente se desempeñó como moderadora de Misión y Justicia y en el grupo de trabajo sobre Racismo del Presbiterio de Charlotte.
 
La Reverenda Karen Hernández-Granzen, quien se desempeña como pastora de la Iglesia Presbiteriana de Westminster en Trenton, Nueva Jersey desde 1995. Ella es miembro del Consejo Asesor Latino de Trenton, la Comisión de Derechos Civiles de Princeton y anteriormente fue miembro de la junta directiva de la Red Intercultural Presbiteriana.
 
La Reverenda Liz Theoharis es la codirectora del Centro Kairos y la copresidenta de la Campaña Poor People: Un llamado nacional para el renacimiento moral. Theoharis es autora de ¿Siempre con nosotros: Lo que Jesús realmente dijo sobre los pobres? (Eerdmans, 2017).