La economía de los dones de Dios es fundamental para la misión de las iglesias

 
El secretario general del Consejo Mundial de Iglesias, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, dijo en la reunión del nuevo Consejo de la Federación Luterana Mundial (FLM) que el tema seleccionado, “De gracia han recibido; den de gracia” (Mateo 10:8), no solo “destaca la contribución más significativa de la tradición luterana” al movimiento ecuménico, sino que también “se dirige al corazón de nuestra misión compartida como iglesias”.
 
En su primera reunión anual tras haber sido elegido en la asamblea de la FLM de 2017, celebrada del 28 de junio al 2 de julio en Ginebra, el Consejo formado por cincuenta miembros ha participado en la oración, el culto y los estudios bíblicos, y ha escuchado el discurso del presidente de la FLM, arzobispo Dr. Musa Panti Filibus, además de un informe del secretario general de la FLM, Martin Junge, antes de abordar una serie de cuestiones de trabajo.
 
El Rev. Tveit afirmó: “Me emociona sobremanera verlos a todos aquí reunidos, como miembros de la familia ecuménica, y lo que me emociona aún más personalmente, como miembro y pastor de una de sus iglesias miembros, la Iglesia de Noruega, es ver los dones de la comunión luterana.
 
En su saludo a los participantes, el Rev. Tveit hizo referencia a este pasaje clásico del Evangelio, del que se hace eco la teología luterana:
 
“Cuando ‘sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos (y) echen fuera demonios’, los discípulos de Jesús no deberán ‘proveerse ni de oro ni de plata’, sino compartir el poder que les ha sido otorgado sin condición, libremente, como don para los necesitados”.
 
Esta economía de los dones “es la lógica del discipulado en la misión…”, afirmó el Rev. Tveit. “Estas actitudes difieren totalmente de las realidades de nuestros tiempos. Somos testigos de cómo sigue aumentando constantemente la desigualdad de la distribución de los ingresos y la riqueza, basada principalmente en los beneficios, lo cual tiene como resultado una globalización que provoca que muchas personas vivan en la pobreza”.
 
Entre los temas más importantes tratados en la reunión del Consejo estuvo establecer un nuevo plan estratégico para la FLM, así como para su departamento de Servicio Mundial.
 
La FLM, una comunión mundial de 145 iglesias de tradición luterana que representan a más de 74 millones de cristianos en 98 países, tiene su sede en el Centro Ecuménico (Ginebra).
 
Fonte: ALC Notícias / CMI
Foto: FLM / Albin Hillert