fbpx

Por Miguel Estupiñán
 
Continúa el asesinato de líderes sociales en Colombia. Cientos de defensores de derechos humanos, en gran medida reclamantes de tierra, han muerto en el país después del 26 de septiembre de 2016. Si bien ese día el entonces presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC firmaron un acuerdo orientado a poner fin a un conflicto armado de más de 50 años, la sangre sigue clamando desde la tierra.
 
Múltiples sectores de la sociedad colombiana han manifestado su rechazo a la violencia, incluidos los integrantes de una coalición cristiana por la paz.
 
El 14 de agosto tuvo lugar en la sede bogotana de World Vision una nueva reunión de esta iniciativa ecuménica. Los objetivos de la actividad fueron analizar la coyuntura y definir líneas de acción encaminadas a incidir en el escenario público como parte del movimiento nacional en contra de la reproducción de las dinámicas de guerra.
 
Omar Fernández, laico franciscano, expuso cuatro tendencias que, a su parecer, determinan la situación de Colombia y desafían la búsqueda de la paz. La primera refiere a un nuevo y más complejo momento de la historia del conflicto armado. Persiste la acción de disidencias de las FARC y de otros grupos de origen guerrillero, como el ELN y el EPL, a cuya presencia en el territorio nacional se suma la de agrupaciones paramilitares también vinculadas al negocio del narcotráfico. Este ha cobrado nuevas dimensiones con la irrupción en Colombia de carteles mexicanos de la droga, pero sigue vinculado a economías de enclave que con la agudización del extractivismo atentan en la periferia contra la naturaleza y la calidad de vida de las poblaciones rurales dando pie a altos niveles de conflictividad. Es a escenarios de esta clase a los que se integran en muchos casos migrantes provenientes de Venezuela que en sitios de frontera se encuentran con verdaderas zonas de guerra.
 
Una segunda tendencia descrita por Fernández implica el deterioro de las condiciones de vida de la gran mayoría de los ciudadanos; fenómeno cuyas causas propone buscar en la crisis global del capitalismo y en reformas adelantadas por los últimos gobiernos de Colombia que han supuesto obstáculos para el goce de garantías en materia de seguridad social.
 
La tercera tendencia consiste en un ajuste del modelo del régimen político: el ascenso de la ultraderecha — con equivalencias, entre otros, en el caso brasilero—, que alienta la xenofobia y niega espacio de participación política a sectores sociales históricamente estigmatizados en Colombia.
 
Por último, la cuarta tendencia es la importancia de lo territorial. A partir de lo local se comprueban las formas del despojo, de la expulsión y del control por parte de grupos ilegales, tanto en zonas rurales como urbanas; pero también, las iniciativas de resistencia y construcción cotidiana de paz. Por ejemplo, el norte del departamento del Cauca, territorio ancestral de pueblos indígenas y afrodescendientes acaparado en algunas zonas por propietarios de enormes latifundios y por promotores de minería ilegal, es en la actualidad escenario de un plan de exterminio contra líderes de organizaciones sociales y, a la vez, lugar de iniciativas de no violencia activa adelantadas por parte de estos últimos: verdadero testimonio de alternativas de buen vivir y de rechazo a la guerra.
 
Líneas de acción, no solo discursos
 
La Coalición Cristiana por la Paz se ha propuesto desarrollar tres líneas de acción. La primera, la realización de foros públicos para reflexionar sobre la relación fe y política, religión en el espacio público y el cristianismo como aporte a la transformación social. En vísperas de la Semana por la paz, que cada año desde 1987 se lleva a cabo en Colombia, la articulación ecuménica se plantea involucrar en sus actividades la metodología de diálogos de improbables propuesta por el menonita Jean Paul Lederach, quien afirma que la construcción de paz exige trascender los propios puntos de vista; sumar miradas de futuro para imaginar posibilidades de presente.
 
La Iglesia Luterana acompaña los procesos de tránsito a la vida civil de un grupo de excombatientes de las FARC en Urabá, una región al norte del país, también sometida al recrudecimiento de la violencia política. La segunda línea de acción de la Coalición Cristiana por la Paz involucra visitar uno de los espacios de reintegración en aquella zona, como expresión de solidaridad hacia quienes depusieron las armas. Según lo previsto, la actividad será complementada con la tercera línea de acción: llevar a cabo vigilias de encuentro y de reflexión para estimular la esperanza sobre la posibilidad de la paz.
 
La reunión del pasado 14 de agosto, que terminó con acuerdos sobre acciones en común, había iniciado bajo el signo de un relato bíblico comentado por la pastora Stella Colmenares, de la iglesia Diálogos y Fe: la historia del samaritano cuya prioridad fue la misericordia por encima de discursos y preceptos legales; derrotero que guía los esfuerzos ecuménicos de esta articulación cristiana contra la guerra.
 

 
Claudia Florentin e Marcela Gabioud, da Agencia Ecuménica de Comunicación (ALC), além da comunicadora feminista Gabriela Barcaglioni receberam, no 5 de agosto, o prêmio DAIA Galicia, conferido pela Delegação das Associações Israelitas Argentinas e pelo Banco Galicia. 
 
O reconhecimento foi dado a pessoas da sociedade civil que efetivamente se comprometem na “na formação e desenvolvimento de programas sobre temáticas como Holocausto (Shoá), diversidade e inclusão”. Claudia, Marcela e Gabriela foram destacadas pelo trabalho que fizeram no âmbito da comunicação e na reflexão de como as mulheres são refletidas e visibilizadas na imprensa como um todo.
 
“Receber um reconhecimento como esse é uma grata alegria, pois mostra que a tarefa de dar voz a todos e todas, especialmente para as mulheres, é uma missão que vale a pena. Seguiremos no compromisso de visibilizar os esquecidos de nossas sociedades. É dever do jornalista lembrar aquilo que muitos preferem esquecer”, Claudia Florentin.
 
(Claudia Florentin - ALC)
 
(Marcela Gabioud - ALC)

Alianza por el Clima-COP25 (Gemrip)
 
El domingo 21 de julio, en la sede de la Corporación Espiritual Brahma Kumaris en Santiago de Chile, se celebró el acuerdo que reúne a diversas comunidades religiosas y espirituales que se han aliado para comprometerse con el cuidado de la Tierra, esto en el contexto de la XXV Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas por el Clima (COP25), que se realizará en Chile durante el mes de diciembre. El Consejo Latinoamericana de Iglesias (CLAI), parte del consorcio de ALC Noticias, y el Grupo de Estudios Multidisciplinarios sobre Religión e Incidencia Pública (GEMRIP) con quien tenemos alianza de trabajo, son parte de este acuerdo.
 
El objetivo de la Alianza, según se expresa en el acuerdo, es promover un cambio sistémico, cultural y espiritual que se traduzca entransformaciones económicas y políticas frente a la crisis climáticaexistente.Ante ello, las organizaciones adherentes han manifestadosu disposición para ponerse al servicio de la comunidad, y así facilitar vínculosque puedan generar incidencia público-política desde sus respectivas identidades.
 
Una de las actividades principales que moverá a la Alianza Interreligiosa y Espiritual por el Clima será la instalación de una carpa, en donde habrá acciones celebrativas, meditativas y rituales por el cuidado de la Tierra. Esta acción buscará ser continua durante día y noche, mientras se desarrolle la COP25.
 
La idea es que los distintos grupos y comunidades se darán turno, y habrá horas para celebraciones interreligiosas y espirituales en conjunto. La vigilia se podrá replicar en otros lugares del país y del mundo. “El esfuerzo de hacer la celebración continua enfatiza nuestra voluntad de seguir atentos a lo que está pasando en la COP25 y expresa nuestro largo aliento para acompañar y enfrentar la emergencia climática global, además de poner en alerta a los gobiernos en términos éticos y morales. Las expresiones espirituales actúan a toda hora, en todos los tiempos y lugares”, dicen en el Acuerdo.
 
Fueron 21 comunidades religiosas y espirituales las que celebraron el acuerdo. Desde el equipo ejecutivo de la Alianza manifestaron su voluntad de que durante las próximas semanas otras organizaciones y comunidades se sumen para que sea lo más amplio y transversal posible.
 
También se invita a que organizaciones religiosas y espirituales desde el extranjero, que estarán presente durante la COP25, apoyen la iniciativa.
 
El Acuerdo puede leerse y bajarse aquí: ACUERDO AIEC prensa
 
SUSCRIBEN ESTE ACUERDO:
 
- Amerindia
- Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá’ís de Chile
- Asociación Chilena de Diálogo Interreligioso para el desarrollo humano (ADIR)
- Centro de Meditación Tibetana Drikung Kagyu Chile
- Centro Ecuménico Diego de Medellín (CEDM)
- Centro Islámico de Chile
- Coalición Ecuménica por el Cuidado de la Creación (CECC)
- Comité Oscar Romero Sur Austral
- Comunidad Evangélica Teológica de Chile (CTE)
- Conferencia de Religiosos y Religiosas de Chile (CONFERRE)
- Consejo Latinoamericana de Iglesias (CLAI)
- Corporación Espiritual Brahma Kumaris
- Cuarta Iglesia Bautista de Santiago
- Ecología en tu Barrio
- Equipo provincial de JPIC, Claretianos San José del Sur
- Fundación Humanidad Chile
- Grupo de Estudios Multidisciplinarios sobre Religión e Incidencia Pública (GEMRIP)
- Iglesia Cristiana El Río de Su Presencia, La Granja, Santiago
- Iglesia Luterana en Chile (ILCH)
- Iglesia Evangélica Luterana en Chile (IELCH)
- Iglesia Metodista de Chile
- Red de Laicas y Laicos de Chile
- Provincia Franciscana de Chile
- Sociedad misionera de san Columbano

 
Claudia Florentin - La Junta Directiva del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) solicita a las Iglesias, Familias Confesionales y Agencias de Cooperación un apoyo explícito para asegurar su próxima Asamblea. 
 
En agosto de 2017 la Junta Directiva del CLAI realizó una consulta a iglesias y organismos ecuménicos que lo integran, poniendo a consideración de los miembros una Hoja de Ruta hacia la próxima Asamblea General del Organismo.
 
Surge de la consulta que las iglesias han expresado fuertemente la necesidad del fortalecimiento del CLAI como el espacio ecuménico de nuestras iglesias en la región, en especial en un contexto marcado por el fortalecimiento del neoliberalismo, el resurgir de fundamentalismos y la acción concertada de grupos antiderechos en todo el continente.
 
Esta semana las Agencias de Cooperación que históricamente han apoyado al CLAI han sido informadas que 83 iglesias miembros del Consejo acompañan la Hoja de Ruta propuesta por la Junta Directiva y esperan la pronta realización de la Asamblea por lo cual se solicita a las Iglesias y Agencias Donantes que puedan apoyar la realización de dicho evento, para así asegurar su pronta convocatoria.
 
"Estaríamos en condiciones de convocar a las iglesias y organismos ecuménicos miembro a celebrar la Asamblea General en 2020, por ello la citación sería a todas las iglesias y organismos miembro afiliados con el objetivo principal de recibir informes de lo actuado por la Junta Directiva desde 2013 a la fecha y, al mismo tiempo, repensar el caminar ecuménico de las iglesias protestantes-evangélicas y organismos ecuménicos de América Latina en el complejo contexto latinoamericano y caribeño atravesado por un avance del neoliberalismo que ha sumido a nuestros pueblos en situaciones de pobreza y violencia impensadas así como un serio despliegue de fundamentalismos en distintos órdenes que suman más violencia, discriminación y división, y donde muchos de ellos instrumentalizan políticas a través de grupos evangélicos", dicen desde la conducción.
 
Esperan que en Asamblea se acuerde una nueva estructura, administración y énfasis programáticos para los próximos años.
 
En la actualidad CLAI cuenta con unas 100 iglesias y organismos que se contabilizan como miembros activos, pero se constata que en consultas que suceden con medios electrónicos siempre hay una porción pequeña de iglesias que no responden o no participan en especial por la no accesibilidad y uso frecuente de los métodos de comunicación electrónicos.

 
El 11 de junio 2019, se hizo público la intención de crear, por parte de directivos de iglesias evangélicas cubanas, que no son miembros del Consejo de Iglesias de Cuba-CIC, la Alianza Evangélica de Iglesias Cubanas, los que plantean que: “La razón principal que motivó la creación de dicha Alianza, es que las denominaciones que la integran no se sienten representadas delante de las autoridades y el pueblo cubano por el Consejo de Iglesias de Cuba y se sienten motivadas a trabajar unidas en la defensa de los valores bíblicos.” El CIC en carta firmada por el Rev. Antonio Santana Hernandez como Presidente y el Rev. Joel Ortega Dopico, como Secretario Ejecutivo, “reafirma su compromiso de continuar trabajando por la unidad de las iglesias sirviendo al pueblo y a la nación, buscando juntas y juntos los caminos de la paz, la fe y la esperanza, la dignidad de las personas y el cuidado de la Creación…
 
Publicamos la carta completa:
 
El 11 de junio 2019, se hizo público la intención de crear, por parte de directivos de iglesias evangélicas cubanas, que no son miembros del Consejo de Iglesias de Cuba, la Alianza Evangélica de Iglesias Cubanas, los que plantean que: “La razón principal que motivó la creación de dicha Alianza, es que las denominaciones que la integran no se sienten representadas delante de las autoridades y el pueblo cubano por el Consejo de Iglesias de Cuba y se sienten motivadas a trabajar unidas en la defensa de los valores bíblicos.”
 
Queremos reiterarle a nuestro pueblo y sus iglesias que el Consejo de Iglesias de Cuba, como lo afirma en su Constitución, trabaja bajo su lema “Unidos para Servir”:
 
“Somos una confraternidad de iglesias, movimientos ecuménicos y otras instituciones cristianas que confiesan al Señor Jesucristo como Hijo de Dios y Salvador, de acuerdo con las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, y procuran realizar su vocación común, la gloria de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.”
 
“Nuestra Misión es propiciar espacios de encuentro, celebración, reflexión y formación de las iglesias, movimientos ecuménicos y otras instituciones cristianas, como expresión visible de la unidad a la que Dios nos llama en Jesucristo, en el servicio a nuestro pueblo.”
 
“Propiciando el estudio, la consulta y las distintas áreas de servicio en correspondencia con sus propósitos y funciones; la cooperación de los cristianos con el fin de estrechar relaciones fraternales; enriquecer la vida y el testimonio cristianos; desarrollar el sentido de responsabilidad social y alentar la participación en tareas de interés común para la misión evangelizadora de la Iglesia.” 
 
“El Consejo, sin autoridad sobre sus miembros para determinar cuestiones de doctrina, gobierno o culto, pudiera ser una instancia mediadora, siempre y cuando se procure la paz y el bien del Cuerpo de Cristo, en función del mejor testimonio al mundo: la unidad de los creyentes.”
 
Por ello no le compete al Consejo de Iglesias de Cuba, ni pronunciarse sobre cuestiones doctrinales que han sido puestas en la escena pública, ni representar en ello ni en otro asunto, ante el pueblo cubano y sus autoridades, a las iglesias y organizaciones, miembros o no. En Cuba todas las denominaciones gozan de libertad religiosa y son iguales ante la ley, por lo tanto cada iglesia u organización religiosa establece las relaciones que estime con las autoridades, y da testimonio ante ellas y el pueblo cubano según lo entienda desde su comprensión de la Fe.
 
El Consejo de Iglesias, en apego a los valores que proclama y a su Constitución, en su vocación de servicio, ha realizado esfuerzos mediadores desde su fundación. Ciertamente. Y lo ha hecho por decisión soberana de sus miembros desde los órganos de gobierno del mismo, y no ha suplantando en ello ningún derecho de otros.
 
Al contrario, en la mayoría de los casos, de dichos esfuerzos se han beneficiado no sólo las iglesias y organizaciones miembros del mismo, y en algunos, todas las denominaciones religiosas y sus practicantes en la isla. Baste citar la importación y distribución de Biblias, y a inicios de los 90s, su contribución decisiva en el cese de toda forma de discriminación religiosa en Cuba.
 
Dios llama a la unidad en Cristo nuestro Señor para servir y dar testimonio del Evangelio. Desde su fundación hace 78 años, el Consejo de Iglesias ha dado muestras de su fidelidad a ese llamado. Nuestra fidelidad es solo a Jesucristo, nuestro Señor. No hay otro Señor, ni aquí en nuestra amada Patria ni fuera de ella al cual habremos de servir y adorar.
 
El Consejo de Iglesias de Cuba reafirma su compromiso de continuar trabajando por la unidad de las iglesias sirviendo al pueblo y a la nación, buscando juntas y juntos los caminos de la paz, la fe y la esperanza, la dignidad de las personas y el cuidado de la Creación, que nos ayuden a construir y vivir las señales del Reino de Dios de igualdad y amor para todas y todos en medio de nuestra amada Patria.

 
O atual contexto religioso, econômico e político em que estão sendo comemorados os 25 anos da ALC Notícias apresenta novos desafios. Foram estes desafios que nos levaram a optar por alterar o nome da Agência Latino-Americana e Caribenha de Comunicação, que passa a ser Agência Ecumênica de Comunicação.
 
Com esta mudança, fortalecemos e reforçamos a identidade ecumênica e plural da ALC, além de posicionarmos a Agência na contramão das narrativas e movimentos religiosos-políticos fundamentalistas.
 
Fortalecer a comunicação ecumênica, plural, bem como, a unidade na diversidade é uma forma de visibilizar as práticas ecumênicas latino-americanas presentes na promoção e defesa dos direitos humanos, na defesa de territórios e da diversidade religiosa.
 
“América Latina e o Caribe é uma região em que a pluralidade e a diversidade são a maior riqueza. Como Agência Ecumênica, nossa missão é comunicar todas as iniciativas que se contrapõe aos fundamentalismos que empobrecem nossa região”, declarou a assessora de comunicação da ALC, Claudia Florentin.
  1. Para ver ciertos proyectos, primero es necesario creerlos. Por Leonardo Félix
  2. El CMI respalda los llamamientos a la paz y el diálogo cruciales en Colombia
  3. “Evangélicos y poder en América Latina”: una decena de artículos dan cuenta de la realidad en la región
  4. Unidad: La Comunión Reformada inicia diálogo con Conferencia Menonita
  5. Conselho de Administração da ALC expressa preocupação com situação da Argentina
  6. Personas con discapacidad concluyen su formación como liderazgo
  7. ACT Aliança: “A gravidade do sofrimento dos nossos povos nos impele a levantar nossa voz”
  8. Consulta ACT: Los DDHH y el estado de derecho en la región, ejes de la primera jornada
  9. La controvertida rehabilitación de Ernesto Cardenal
  10. Iniciativa de la WACC responde a creciente migración venezolana hacia Colombia
  11. Red Presbiteriana llama al diálogo ante los conflictos en Colombia y Venezuela
  12. CLAI apoya la iniciativa de diálogo por la situación en Venezuela
  13. Brasil: Curso de verano aborda la situación de migrantes en el mundo
  14. Organizaciones dicen “no a la baja” de la edad de punibilidad
  15. EcoSchool 2018 – É tempo de reconciliação com a Pacha Mama
  16. Jóvenes participantes de la Eco-Escuela ratifican compromiso con la justicia
  17. La contribución de las Organizaciones Religiosas a la Agenda 2030
  18. CMI: Comité Ejecutivo proyecta el futuro de un movimiento ecuménico unificado
  19. “La Biblia tiene un mensaje claro acerca del respeto hacia la diversidad”
  20. La Pastoral Social Evangélica crece, proyectando tareas de acompañamiento